🤕 Damnificados del sismo 📈 escriben carta ✍🏼 a candidatos

May 27, 2018

El Grupo de Damnificados Unidos ha elaborado y enviado una carta a los 4 candidatos a la presidencia de México esperando contar con un compromiso post electoral de quien resulte electo.

 

La carta dice lo siguiente: 

CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA MEXICANA

El pasado mes de septiembre, dos eventos sísmicos cambiaron la vida de miles de familias  mexicanas, tanto en la CDMX como en al menos 5 estados de la República. Hoy, a más de 8 meses de esta tragedia, las cifras de daños aún son imprecisas. Además de las 228 víctimas mortales, sabemos de más de 12 millones de personas afectadas, 5 mil 765 viviendas dañadas, así como 38 inmuebles colapsados, tan sólo en la Ciudad de México.

 

En la coyuntura actual de nuestro país, que atraviesa un período electoral que resultará en cambios a distintos niveles de gobierno, los afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017 nos pronunciamos en absoluto rechazo a que este sensible acontecimiento se politice y que los damnificados seamos utilizados como banderines políticos de un partido o de otro.

Existe una gran diversidad de matices en esta problemática. Sin embargo, aunque cada casa, edificio, departamento, plantel educativo, oficina, negocio es diferente, así como lo son cada uno de los individuos y familias afectadas, nos identificamos unos con otros a través del gran dolor que vino de habernos convertido en víctimas de esta tragedia y las dificultades económicas y emocionales que se han derivado de ella. 

Los tres niveles de gobierno, el federal, el de la Ciudad de México y el delegacional han intervenido en las tareas de reconstrucción y atención a damnificados. Sin embargo, el proceso para recuperar nuestros hogares ha sido de una lentitud asfixiante. La experiencia generalizada que vivimos, en el mejor de los casos, es la de enfrentarnos a una burocracia que impide el flujo eficiente para que los recursos humanos y materiales lleguen al buen destino lo más pronto posible. Peor aún, los damnificados y nuestra tragedia parecieran a veces invisibles en estos tiempos electorales.

En efecto, la atención comenzó desde la época de la emergencia con las tareas de rescate, atención médica y psicológica por parte de la sociedad civil desinteresada y distintas autoridades.

Luego pasamos a la etapa de realización de dictámenes y estudios técnicos de inmuebles afectados, demoliciones, recolección de escombro y apoyos para la renta; sin embargo de manera poco homogénea, pues muchas familias siguen sin la certeza jurídica de un dictamen que indique el diagnóstico de su patrimonio, y son contados quienes han podido iniciar los trámites para reconstruir o rehabilitar sus hogares.

A esto sumamos la poca o mala coordinación entre diferentes dependencias y la falta de una ruta crítica clara que ayude a acelerar el proceso.

Como resultado de esta serie de acontecimientos desafortunados, nos acercamos a usted, candidato a la Presidencia de la República Mexicana, para hacer los siguientes pronunciamientos, demandando que el plan de atención sea aplicable de manera inmediata y despolitizada y no quede únicamente en promesas de campaña:

1. El país merece una mejor política pública de atención a desastres naturales y personas damnificadas, que además coordine los diferentes niveles de gobierno.

 

Necesitamos una política pública que delinee las prioridades de atención en base a diagnósticos de necesidades, y que obligue a las diferentes autoridades a atacarlas.

 

El problema de los damnificados es en realidad uno público, que tiene que ver con la seguridad urbana en una ciudad, el conocimiento del subsuelo y el manejo de la extracción del agua. Necesitamos también una política que gestione mejor el riesgo, y ponga en marcha una cultura de prevención mediante medidas integradas e inclusivas que prevengan y reduzcan el riesgo y la vulnerabilidad a los desastres, aumenten la preparación para la respuesta y recuperación y refuercen la resiliencia, tal como está estipulado en el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres.

 

2. Reclamamos una asignación presupuestal suficiente de recursos públicos para el ejercicio fiscal 2019, que sea justa y suficiente en su distribución y llegue a todas las diferentes zonas dañadas en la Ciudad de México, incluyendo las que no viven en pobreza patrimonial y zonas semirurales. Cualquier damnificado que perdió su hogar, perdió su patrimonio y el de su familia,  independientemente de su clase social.

3. Exigimos absoluta transparencia y una expedita rendición de cuentas en las erogaciones presupuestales destinadas a tareas de reconstrucción y atención de damnificados, tanto federal, como estatal y local, incluyendo las alcaldías o delegaciones de la Ciudad de México.

 

Necesitamos conocer a detalle cómo se han utilizado los recursos públicos de 2017 y los ya ejercidos de 2018, además de tener la certeza de que no han sido asignados de manera clientelar. Es esencial que participemos en las auditorías y procesos de fiscalización, o bien, implementemos programas de contraloría ciudadana para que los damnificados podamos dar cuenta del buen manejo de los recursos públicos.

4. Buscamos conocer también el destino de las donaciones internacionales y las privadas, pues el apoyo fue al pueblo mexicano, en ayuda a los afectados. A la fecha, no hay claridad sobre cómo han sido ejercidos estos recursos. Si bien de forma general se sabe qué asociaciones civiles e internacionales las han utilizado, la información es incompleta en cuanto al detalle de su uso y número de beneficiarios. Es necesario extender la obligatoriedad de la rendición de cuentas a todos los actores involucrados.

5. Solicitamos la conclusión del conteo de daños y personas damnificadas en la Ciudad de México y el país. En esta ciudad sigue pendiente el censo que determine la totalidad de daños a inmuebles, centros de salud, mercados públicos, micro y pequeñas empresas, infraestructura pública (vialidades, servicios de alumbrado y agua), patrimonio cultural urbano e histórico. Asimismo, tampoco existe un censo de personas damnificadas; sólo se emprendió el levantamiento de un estudio socioeconómico, como una pretendida condición para acceder a recursos públicos.

6. El gobierno federal debe ser capaz de poder otorgar mejores condiciones de créditos y apoyos económicos que los hasta ahora propuestos con una tasa de interés del 9%. Debe poder asumir el riesgo crediticio como una acción de apoyo social, que bajo un principio de equidad, apoye a quienes más lo necesitan, en base a un conocimiento de su realidad y diversas dimensiones de vulnerabilidad, sin distinción por su condición social, pues cada familia damnificada enfrenta una situación difícil. Muchos damnificados son personas de la tercera edad y personas con  enfermedades crónico-degenerativas, y la gran mayoría, mujeres.

7. Buscamos una mejor atención integral, que convierta la existente Ley para la Reconstrucción de la Ciudad de México en reglas claras y conocidas para todos, justificadas, y en base a prioridades que tengan que ver con la seguridad urbana y atención a damnificados, y no un acceso discrecional que algunas autoridades poderosas den. Solicitamos que en todos los niveles de gobierno exista el compromiso de implementar procesos de reconstrucción claros y transparentes, y establecer indicadores y métricas que permita dar seguimiento sobre el avance de la reconstrucción.

8. Necesitamos agilizar los procesos de reconstrucción y rehabilitación. Esto pasa por reducir el número de burocracias a las que un damnificado tiene que acudir, y una mejor coordinación entre niveles de gobierno y entre dependencias. El avance de reconstrucción es casi nulo.

9. Requerimos de un seguimiento de los diversos procesos de reconstrucción y rehabilitación. Necesitamos saber cómo se está avanzando y si se está avanzando adecuadamente, para todos los damnificados independientemente de la clasificación de los inmuebles.

10. Precisamos que los funcionarios públicos a cargo de cualquier proceso que tenga que ver con la reconstrucción sean altamente sensibles a la tragedia humana que vivimos, y aún más relevante, que trabajen con absoluta transparencia y rectitud.

 

Necesitamos personas con un altísimo nivel de compromiso social y vocación pública, que puedan garantizar la continuidad del proceso de reconstrucción sobre intereses personales o posiciones políticas futuras.

 

En suma, candidatos, se trata no sólo de rehabilitar y reconstruir para recuperar el estado previo, sino que se debe utilizar la rehabilitación y recuperación para “reconstruir mejor”, orientando el proceso hacia la protección de las personas y sus bienes, salud, medios de  vida y bienes de producción bajo un enfoque de derechos, incluido el derecho al desarrollo. Por lo tanto, necesitamos acciones y propuestas, reflejadas en su plataforma de trabajo, que enfaticen el transitar hacia una perspectiva de largo plazo como una condicionante para generar una verdadera recuperación post-sismos para las personas y sus comunidades.

Al ser los portavoces de una gran número de damnificados en la Ciudad de México, apelamos a su sensibilidad para dar visibilidad y atender de manera puntual este tema. 

 

Estamos seguros que al leer esta misiva coincidirán en que es esencial sentarnos a dialogar para ahondar sobre estos puntos no sólo de interés mutuo, sino de interés colectivo.

Atentamente

Damnificados Unidos Benito Juárez-Coyoacán-Cuauhtémoc

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

SASSLA/SafeLiveAlert App

app@safelivealertx.com

118080302_315997756307789_24573008221653
118406106_311655083600765_12748362775126
118070368_2517572828534290_1915205700596