ūü§ē Damnificados del sismo ūüďą escriben carta ‚úćūüŹľ a candidatos


El Grupo de Damnificados Unidos ha elaborado y enviado una carta a los 4 candidatos a la presidencia de México esperando contar con un compromiso post electoral de quien resulte electo.


La carta dice lo siguiente:

CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA DE LA REP√öBLICA MEXICANA El pasado mes de septiembre, dos eventos s√≠smicos cambiaron la vida de miles de familias mexicanas, tanto en la CDMX como en al menos 5 estados de la Rep√ļblica. Hoy, a m√°s de 8 meses de esta tragedia, las cifras de da√Īos a√ļn son imprecisas. Adem√°s de las 228 v√≠ctimas mortales, sabemos de m√°s de 12 millones de personas afectadas, 5 mil 765 viviendas da√Īadas, as√≠ como 38 inmuebles colapsados, tan s√≥lo en la Ciudad de M√©xico.

En la coyuntura actual de nuestro pa√≠s, que atraviesa un per√≠odo electoral que resultar√° en cambios a distintos niveles de gobierno, los afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017 nos pronunciamos en absoluto rechazo a que este sensible acontecimiento se politice y que los damnificados seamos utilizados como banderines pol√≠ticos de un partido o de otro. Existe una gran diversidad de matices en esta problem√°tica. Sin embargo, aunque cada casa, edificio, departamento, plantel educativo, oficina, negocio es diferente, as√≠ como lo son cada uno de los individuos y familias afectadas, nos identificamos unos con otros a trav√©s del gran dolor que vino de habernos convertido en v√≠ctimas de esta tragedia y las dificultades econ√≥micas y emocionales que se han derivado de ella. Los tres niveles de gobierno, el federal, el de la Ciudad de M√©xico y el delegacional han intervenido en las tareas de reconstrucci√≥n y atenci√≥n a damnificados. Sin embargo, el proceso para recuperar nuestros hogares ha sido de una lentitud asfixiante. La experiencia generalizada que vivimos, en el mejor de los casos, es la de enfrentarnos a una burocracia que impide el flujo eficiente para que los recursos humanos y materiales lleguen al buen destino lo m√°s pronto posible. Peor a√ļn, los damnificados y nuestra tragedia parecieran a veces invisibles en estos tiempos electorales.

En efecto, la atención comenzó desde la época de la emergencia con las tareas de rescate, atención médica y psicológica por parte de la sociedad civil desinteresada y distintas autoridades.

Luego pasamos a la etapa de realización de dictámenes y estudios técnicos de inmuebles afectados, demoliciones, recolección de escombro y apoyos para la renta; sin embargo de manera poco homogénea, pues muchas familias siguen sin la certeza jurídica de un dictamen que indique el diagnóstico de su patrimonio, y son contados quienes han podido iniciar los trámites para reconstruir o rehabilitar sus hogares.

A esto sumamos la poca o mala coordinación entre diferentes dependencias y la falta de una ruta crítica clara que ayude a acelerar el proceso.

Como resultado de esta serie de acontecimientos desafortunados, nos acercamos a usted, candidato a la Presidencia de la Rep√ļblica Mexicana, para hacer los siguientes pronunciamientos, demandando que el plan de atenci√≥n sea aplicable de manera inmediata y despolitizada y no quede √ļnicamente en promesas de campa√Īa: 1. El pa√≠s merece una mejor pol√≠tica p√ļblica de atenci√≥n a desastres naturales y personas damnificadas, que adem√°s coordine los diferentes niveles de gobierno.


Necesitamos una pol√≠tica p√ļblica que delinee las prioridades de atenci√≥n en base a diagn√≥sticos de necesidades, y que obligue a las diferentes autoridades a atacarlas.


El problema de los damnificados es en realidad uno p√ļblico, que tiene que ver con la seguridad urbana en una ciudad, el conocimiento del subsuelo y el manejo de la extracci√≥n del agua. Necesitamos tambi√©n una pol√≠tica que gestione mejor el riesgo, y ponga en marcha una cultura de prevenci√≥n mediante medidas integradas e inclusivas que prevengan y reduzcan el riesgo y la vulnerabilidad a los desastres, aumenten la preparaci√≥n para la respuesta y recuperaci√≥n y refuercen la resiliencia, tal como est√° estipulado en el Marco de Sendai para la Reducci√≥n del Riesgo de Desastres.


2. Reclamamos una asignaci√≥n presupuestal suficiente de recursos p√ļblicos para el ejercicio fiscal 2019, que sea justa y suficiente en su distribuci√≥n y llegue a todas las diferentes zonas da√Īadas en la Ciudad de M√©xico, incluyendo las que no viven en pobreza patrimonial y zonas semirurales. Cualquier damnificado que perdi√≥ su hogar, perdi√≥ su patrimonio y el de su familia, independientemente de su clase social. 3. Exigimos absoluta transparencia y una expedita rendici√≥n de cuentas en las erogaciones presupuestales destinadas a tareas de reconstrucci√≥n y atenci√≥n de damnificados, tanto federal, como estatal y local, incluyendo las alcald√≠as o delegaciones de la Ciudad de M√©xico.


Necesitamos conocer a detalle c√≥mo se han utilizado los recursos p√ļblicos de 2017 y los ya ejercidos de 2018, adem√°s de tener la certeza de que no han sido asignados de manera clientelar. Es esencial que participemos en las auditor√≠as y procesos de fiscalizaci√≥n, o bien, implementemos programas de contralor√≠a ciudadana para que los damnificados podamos dar cuenta del buen manejo de los recursos p√ļblicos. 4. Buscamos conocer tambi√©n el destino de las donaciones internacionales y las privadas, pues el apoyo fue al pueblo mexicano, en ayuda a los afectados. A la fecha, no hay claridad sobre c√≥mo han sido ejercidos estos recursos. Si bien de forma general se sabe qu√© asociaciones civiles e internacionales las han utilizado, la informaci√≥n es incompleta en cuanto al detalle de su uso y n√ļmero de beneficiarios. Es necesario extender la obligatoriedad de la rendici√≥n de cuentas a todos los actores involucrados.

5. Solicitamos la conclusi√≥n del conteo de da√Īos y personas damnificadas en la Ciudad de M√©xico y el pa√≠s. En esta ciudad sigue pendiente el censo que determine la totalidad de da√Īos a inmuebles, centros de salud, mercados p√ļblicos, micro y peque√Īas empresas, infraestructura p√ļblica (vialidades, servicios de alumbrado y agua), patrimonio cultural urbano e hist√≥rico. Asimismo, tampoco existe un censo de personas damnificadas; s√≥lo se emprendi√≥ el levantamiento de un estudio socioecon√≥mico, como una pretendida condici√≥n para acceder a recursos p√ļblicos. 6. El gobierno federal debe ser capaz de poder otorgar mejores condiciones de cr√©ditos y apoyos econ√≥micos que los hasta ahora propuestos con una tasa de inter√©s del 9%. Debe poder asumir el riesgo crediticio como una acci√≥n de apoyo social, que bajo un principio de equidad, apoye a quienes m√°s lo necesitan, en base a un conocimiento de su realidad y diversas dimensiones de vulnerabilidad, sin distinci√≥n por su condici√≥n social, pues cada familia damnificada enfrenta una situaci√≥n dif√≠cil. Muchos damnificados son personas de la tercera edad y personas con enfermedades cr√≥nico-degenerativas, y la gran mayor√≠a, mujeres.

7. Buscamos una mejor atenci√≥n integral, que convierta la existente Ley para la Reconstrucci√≥n de la Ciudad de M√©xico en reglas claras y conocidas para todos, justificadas, y en base a prioridades que tengan que ver con la seguridad urbana y atenci√≥n a damnificados, y no un acceso discrecional que algunas autoridades poderosas den. Solicitamos que en todos los niveles de gobierno exista el compromiso de implementar procesos de reconstrucci√≥n claros y transparentes, y establecer indicadores y m√©tricas que permita dar seguimiento sobre el avance de la reconstrucci√≥n. 8. Necesitamos agilizar los procesos de reconstrucci√≥n y rehabilitaci√≥n. Esto pasa por reducir el n√ļmero de burocracias a las que un damnificado tiene que acudir, y una mejor coordinaci√≥n entre niveles de gobierno y entre dependencias. El avance de reconstrucci√≥n es casi nulo.

9. Requerimos de un seguimiento de los diversos procesos de reconstrucci√≥n y rehabilitaci√≥n. Necesitamos saber c√≥mo se est√° avanzando y si se est√° avanzando adecuadamente, para todos los damnificados independientemente de la clasificaci√≥n de los inmuebles. 10. Precisamos que los funcionarios p√ļblicos a cargo de cualquier proceso que tenga que ver con la reconstrucci√≥n sean altamente sensibles a la tragedia humana que vivimos, y a√ļn m√°s relevante, que trabajen con absoluta transparencia y rectitud.


Necesitamos personas con un alt√≠simo nivel de compromiso social y vocaci√≥n p√ļblica, que puedan garantizar la continuidad del proceso de reconstrucci√≥n sobre intereses personales o posiciones pol√≠ticas futuras.


En suma, candidatos, se trata no s√≥lo de rehabilitar y reconstruir para recuperar el estado previo, sino que se debe utilizar la rehabilitaci√≥n y recuperaci√≥n para ‚Äúreconstruir mejor‚ÄĚ, orientando el proceso hacia la protecci√≥n de las personas y sus bienes, salud, medios de vida y bienes de producci√≥n bajo un enfoque de derechos, incluido el derecho al desarrollo. Por lo tanto, necesitamos acciones y propuestas, reflejadas en su plataforma de trabajo, que enfaticen el transitar hacia una perspectiva de largo plazo como una condicionante para generar una verdadera recuperaci√≥n post-sismos para las personas y sus comunidades. Al ser los portavoces de una gran n√ļmero de damnificados en la Ciudad de M√©xico, apelamos a su sensibilidad para dar visibilidad y atender de manera puntual este tema.


Estamos seguros que al leer esta misiva coincidirán en que es esencial sentarnos a dialogar para ahondar sobre estos puntos no sólo de interés mutuo, sino de interés colectivo. Atentamente

Damnificados Unidos Benito Juárez-Coyoacán-Cuauhtémoc