🚼 El plĂĄstico en ocĂ©anos puede 🌊 ser parte de la cadena alimenticia 🍖

Investigadores singapurenses han descubierto que las diminutas partĂ­culas de plĂĄstico pueden acumularse en los organismos marinos. Un equipo de cientĂ­ficos de la Universidad Nacional de Singapur ha advertido que las nanopartĂ­culas del plĂĄstico ―es decir, fragmentos menores a un micrĂłmetro― pueden acumularse en ciertos organismos marinos y ser transferidos a la cadena alimenticia, reporta la cadena Channel NewsAsia. SegĂșn se estima, en el ocĂ©ano hay mĂĄs de 150 millones de toneladas del plĂĄstico que se rompe en pequeños fragmentos y puede ser consumido por animales marinos. El estudio en cuestiĂłn indagĂł sobre el impacto que tendrĂ­an los nanoplĂĄsticos sobre los organismos marinos. 

Los cientĂ­ficos investigaron las larvas de percebes, que en su vida temprana tienen el cuerpo transparente y, por lo tanto, se puede rastrear los desplazamientos del plĂĄstico en su interior. ResultĂł que las diminutas partĂ­culas de plĂĄstico se extienden por todo el cuerpo de las larvas, siendo lo suficientemente pequeñas para entrar en los torrentes sanguĂ­neos de los organismos e infiltrarse en las paredes celulares, recalca el medio. "El problema a la hora de eliminar el plĂĄstico" AdemĂĄs, segĂșn el portal, los investigadores demostraron por primera vez que los nanoplĂĄsticos consumidos durante la etapa temprana de vida por las larvas de percebe se retienen y se acumulan dentro de ellas hasta que alcanzan la edad adulta. "Es preocupante, porque sugiere que los organismos tienen un problema a la hora de excretar y eliminar los nanoplĂĄsticos, lo que aumenta el riesgo de bioacumulaciĂłn [de plĂĄstico] en los organismos y posteriormente, en el resto de la cadena alimentaria", comentĂł la especialista Serena Teo. La investigadora tambiĂ©n señalĂł que los plĂĄsticos absorben contaminantes y productos quĂ­micos del agua, que pueden transferirse a los organismos y "causar un mayor daño a los ecosistemas marinos y a la salud humana". El equipo planea seguir con su estudio, analizando ahora el impacto de los nanoplĂĄsticos sobre otros organismos marinos como los gusanos de tubo o los erizos de mar y, en Ășltima instancia, sobre los seres humanos.

RT