ūüöģ El pl√°stico en oc√©anos puede ūüĆä ser parte de la cadena alimenticia ūüćĖ

Investigadores singapurenses han descubierto que las diminutas part√≠culas de pl√°stico pueden acumularse en los organismos marinos. Un equipo de cient√≠ficos de la Universidad Nacional de Singapur ha advertido que las nanopart√≠culas del pl√°stico ‚Äēes decir, fragmentos menores a un micr√≥metro‚Äē pueden acumularse en ciertos organismos marinos y ser transferidos a la cadena alimenticia, reporta la cadena Channel NewsAsia. Seg√ļn se estima, en el oc√©ano hay m√°s de 150 millones de toneladas del pl√°stico que se rompe en peque√Īos fragmentos y puede ser consumido por animales marinos. El estudio en cuesti√≥n indag√≥ sobre el impacto que tendr√≠an los nanopl√°sticos sobre los organismos marinos.¬†

Los cient√≠ficos investigaron las larvas de percebes, que en su vida temprana tienen el cuerpo transparente y, por lo tanto, se puede rastrear los desplazamientos del pl√°stico en su interior. Result√≥ que las diminutas part√≠culas de pl√°stico se extienden por todo el cuerpo de las larvas, siendo lo suficientemente peque√Īas para entrar en los torrentes sangu√≠neos de los organismos e infiltrarse en las paredes celulares, recalca el medio. "El problema a la hora de eliminar el pl√°stico" Adem√°s, seg√ļn el portal, los investigadores demostraron por primera vez que los nanopl√°sticos consumidos durante la etapa temprana de vida por las larvas de percebe se retienen y se acumulan dentro de ellas hasta que alcanzan la edad adulta. "Es preocupante, porque sugiere que los organismos tienen un problema a la hora de excretar y eliminar los nanopl√°sticos, lo que aumenta el riesgo de bioacumulaci√≥n [de pl√°stico] en los organismos y posteriormente, en el resto de la cadena alimentaria", coment√≥ la especialista Serena Teo. La investigadora tambi√©n se√Īal√≥ que los pl√°sticos absorben contaminantes y productos qu√≠micos del agua, que pueden transferirse a los organismos y "causar un mayor da√Īo a los ecosistemas marinos y a la salud humana". El equipo planea seguir con su estudio, analizando ahora el impacto de los nanopl√°sticos sobre otros organismos marinos como los gusanos de tubo o los erizos de mar y, en √ļltima instancia, sobre los seres humanos.

RT