ūüóļÔłŹ Las placas tect√≥nicas no solo ūüö® producen terremotos, incluso ‚Ěópueden separar continentes ūüĆć


Nuestro planeta puede definirse como una masa terrestre que tiene su fuerza en el interior. Un lugar en el que el calor va increment√°ndose a medida que nos acercamos al n√ļcleo, verdadero causante de los distintos movimientos que sufre la superficie terrestre. Unas alteraciones que tienen lugar gracias a las placas tect√≥nicas y sus m√ļltiples colisiones.





¬ŅPor qu√© se mueven las placas tect√≥nicas?


Mapa de las placas tectónicas

Para hablar con exactitud de este tema debemos referirnos a la teor√≠a de la tect√≥nica de placas. Un estudio que explica la constituci√≥n de la litosfera a base de placas sin olvidarse de la din√°mica terrestre. Es importante saber que estas grandes porciones de masa se desplazan unas respecto a otras y en todas las direcciones a una velocidad de 2,5 cent√≠metros al a√Īo. Una actividad continua que puede generar movimientos s√≠smicos de diferentes rangos.


La formaci√≥n de las placas tiene que ver con las corrientes del interior del manto, un lugar en el que se gener√≥ la litosfera hace millones de a√Īos. Pero hay que recordar que esta capa tiene otras muchas por debajo que se encuentran en movimiento, por ello la constante actividad de las mismas se enmarca como un ciclo sin fin. Este incesante vaiv√©n sobre el que se sit√ļan las placas recibe el nombre de astenosfera, siendo la causa del movimiento de las mismas las corrientes que se producen en su interior.

Las placas y los terremotos


La principal causa de un terremoto es el movimiento de las grandes placas tect√≥nicas. Depende de cual sea la intensidad del mismo, el fen√≥meno s√≠smico puede alcanzar unos rangos u otros produciendo m√°s o menos da√Īos. Un proceso que tiene lugar en la litosfera terrestre, donde la actividad y las m√ļltiples colisiones est√°n a la orden del d√≠a.

Los terremotos son la simple consecuencia del movimiento de estas placas en las zonas internas de nuestro planeta, es decir, el √ļltimo paso de un proceso que comienza en las profundidades.