ūüĎ®ūüŹľ‚ÄćūüĒ¨ Astrof√≠sicos descubren "el amanecer c√≥smico", ūüƆ cuando se formaron las primeras e


El universo comenz√≥ hace cerca de 14,000 millones de a√Īos como una vasta y oscura mezcla de protones y electrones. El hidr√≥geno se form√≥ gradualmente, junto con el helio y algo de litio. Esa era toda la variedad del universo hasta que surgieron las primeras estrellas. Se requer√≠an esas enormes m√°quinas de fusi√≥n nuclear para generar el ox√≠geno y todos los otros elementos m√°s pesados que constituyen la vida. As√≠ que se√Īalar con precisi√≥n el amanecer c√≥smico, es decir, el momento en que se formaron las primeras estrellas, ha sido desde hace mucho tiempo una importante b√ļsqueda para los astrof√≠sicos. Ahora est√°n un paso m√°s cerca.


Las estrellas explotan cuando mueren, y en ese momento el oxígeno que se forma dentro de ellas se fusiona con el gas que hay en el resto de la galaxia que las rodea. Sin embargo, la luz es una artista del escape: siempre se aleja de su fuente. Eso significa que los astrónomos pueden detectar el brillo del oxígeno incluso desde distancias muy grandes.


Mediante el uso de un poderoso conjunto de radiotelescopios en Chile, un equipo internacional de astrofísicos hizo justamente eso. Encontraron el débil brillo infrarrojo del oxígeno proveniente de una galaxia distante conocida como MACS1149-JD1, o JD1 para abreviar.


Las ondas de luz se extienden al alejarse de su fuente, como una banda elástica estirada por el universo que se expande. El equipo sabía que al medir la longitud de onda del brillo del oxígeno (es decir, qué tan estirada estaba la banda elástica), conocería exactamente qué tan lejos se encuentra JD1 y en qué momento la luz salió de su fuente.

De acuerdo con su informe publicado el 17 de mayo en la revista Nature, el ox√≠geno sali√≥ de esa estrella hace 1,330 millones de a√Īos, o 500 millones de a√Īos antes del Big Bang. Esto lo convierte en el ox√≠geno m√°s distante jam√°s encontrado. Desde que su luz sali√≥ de su fuente, el universo se ha expandido nueve o diez veces.


Pero eso no es todo. Dado que la luz proveniente de este ox√≠geno solo pudo haber escapado de una estrella muerta, las estrellas de JD1 debieron haberse formado antes. Mediante el uso de im√°genes de los telescopios Hubble y Spitzer, el equipo calcul√≥ que la galaxia se form√≥ alrededor de 250 millones de a√Īos despu√©s del comienzo del universo. Ese momento pudo haber sido el amanecer c√≥smico, afirma Richard Ellis, coautor del estudio y catedr√°tico de astrof√≠sica del University College de Londres.


Debido a que las im√°genes del Spitzer eran borrosas, es posible que ‚Äúuna galaxia intrusa‚ÄĚ haya sesgado los resultados, afirma Jane Rigby, astrof√≠sica de la NASA. Sin embargo, Rigby se√Īala que el telescopio espacial James Webb, que se pondr√° en marcha en 2020 y est√° dise√Īado para estudiar las galaxias en el amanecer c√≥smico, podr√≠a confirmar los hallazgos.


Ellis piensa que el amanecer c√≥smico es tan importante como el Big Bang para comprender el universo. ‚ÄúConstituye el comienzo de la s√≠ntesis de elementos que nos conforman a ti y a m√≠‚ÄĚ, se√Īala. ‚ÄúLa vida, desde luego, se produce mucho tiempo despu√©s‚ÄĚ.



SASSLA/SafeLiveAlert App

app@safelivealertx.com

118080302_315997756307789_24573008221653
118406106_311655083600765_12748362775126
118070368_2517572828534290_1915205700596