馃 驴Qu茅 sucedi贸 con el "sismo artificial" 馃搱 durante el partido 鈿铰磀e M茅xico 馃嚥馃嚱 vs Aleman


M茅xico vivi贸 el primer partido de la selecci贸n contra Alemania con una sorpresiva victoria por la m铆nima diferencia. Pero m谩s all谩 del resultado deportivo, la Red de monitoreo s铆smico, an谩lisis e investigaci贸n geol贸gica (SIMMSA) report贸 que detectaron un sismo en la Ciudad de M茅xico que se origin贸 de manera artificial.


La cuenta menciona que el movimiento se dio en los momentos en los que cay贸 el gol de M茅xico, provocando que los saltos masivos de aficionados activaran por lo menos dos sensores. La cuenta oficial de Sismolog铆a de Chile tambi茅n confirm贸 que sus dispositivos detectaron el sismo artificial, con una aceleraci贸n m谩xima, logrando hasta 37cm/s2 al momento del gol de M茅xico.


Un d铆a antes, en el partido de Per煤 contra Dinamarca sucedi贸 algo similar, la celebraci贸n de los jugadores activ贸 algunas alarmas con aceleraciones m谩ximas de 20 cm/s2.

Un sismo artificial se define como un fen贸meno originado por la actividad del hombre, normalmente se pueden ver en la industria minera, donde se realizan detonaciones. Tambi茅n existen en las zonas de pruebas nucleares, inclusive en ese caso, la energ铆a liberada se puede comparar con un sismo de magnitud de 4 o 5 grados.


En entrevista con Verne, Arturo Iglesias, investigador del Instituto de Geof铆sica de la Universidad Nacional Aut贸noma de M茅xico desminti贸 la existencia de un sismo artificial. Menciona que un sismo que sea provocado por la actividad dispersa de los aficionados, debe ser considerado una tomada de pelo.

Se帽ala que la actividad humana puede provocar movimientos que sean detectados por los sism贸grafos, pero cree que eso no se pueda catalogar como un sismo. Cree que la ubicaci贸n de los sism贸grafos respecto al movimiento de las personas que participan en el movimiento tambi茅n puede influir en las mediciones.


Un ejemplo puede ser el concierto de Bruce Springsteen que se ofreci贸 en 2017 en el estadio del Camp Nou de Barcelona, el sism贸grafo se queda ubicado a 500 metros del lugar. Jordi D铆az, uno de los autores de un art铆culo publicado en Scientific Reports que se encarg贸 de analizar los peque帽os temblores urbanos, menciona que son tan peque帽os que ni siquiera pueden tener una equivalencia de magnitud y tampoco tienen efecto sobre los edificios.


Im谩genes | CCP CDMX, Azkena Rock