ūüö® 100 a√Īos del terremoto ūüďČ que impact√≥ punta a punta Puerto Rico ūüáĶūüá∑


Un d√≠a como hoy, hace cien a√Īos, Puerto Rico sufri√≥ el peor terremoto ‚ÄĒhasta ahora‚ÄĒ de su √©poca moderna. Como consecuencia del siniestro, que gener√≥ mayores p√©rdidas en el √°rea oeste del pa√≠s, hubo un cambio en nuestro tejido social que puede ser desconocido para las nuevas generaciones.


En el marco de la conmemoraci√≥n de este evento, y siendo la isla a√ļn m√°s vulnerable por el aumento en la poblaci√≥n y la infraestructura, los expertos recalcaron la importancia de rememorar la historia.


‚ÄúAl pasar 100 a√Īos, dos generaciones no han sentido lo que es un evento [terremoto] fuerte. Lo que pretendemos es mostrar la realidad de lo que pas√≥ en aquel momento, para mejorar nuestros planes de emergencia, de recuperaci√≥n y, por si ocurre otro desastre, estar preparados‚ÄĚ, sostuvo V√≠ctor Hu√©rfano, ge√≥logo y director de la Red S√≠smica de Puerto Rico.


El terremoto, cont√≥ por su parte Christa von Hillebrandt Andrade, directora del Programa de Alerta de Tsunamis de la Administraci√≥n Nacional Oce√°nica y Atmosf√©rica (NOAA), tuvo su epicentro en el ca√Ī√≥n de isla de Mona. El sismo, continu√≥ la tambi√©n ge√≥loga, fue de magnitud 7.3 en la escala Richter, una fuerza solo un poco menor al ocurrido en Indonesia el pasado dos de octubre. Aunque se sinti√≥ de punto a punto en toda la isla, los efectos m√°s poderosos se concentraron en Mayag√ľez, Aguada, Aguadilla e Isabela. Para rematar el golpe, hubo r√©plicas y un tsunami de unos 20 pies que arrop√≥ la costa.

‚ÄúHay personas que relataron que, en vez del r√≠o fluir de la tierra al mar, fue al rev√©s, el mar entr√≥ por el r√≠o‚ÄĚ, cont√≥ von Hillebrandt Andrade


A consecuencia de lo sucedido, unas 116 personas perdieron la vida. No obstante, la funcionaria asegur√≥ que sobrevivientes del evento advirtieron que fueron m√°s, teor√≠a que ella ve posible porque, en aquel momento, un gran n√ļmero de ciudadanos no era parte de los registros del Estado.


A consecuencia de los da√Īos, el proceso de reconstrucci√≥n fue complejo. Las p√©rdidas, detall√≥ la ge√≥loga, se estimaron en unos $4 millones, cifra similar al presupuesto consolidado del Gobierno de Puerto Rico de aquel entonces. ‚ÄúPor la dif√≠cil situaci√≥n, mucha gente se fue a vivir del √°rea oeste a San Juan‚ÄĚ, afirm√≥ la cient√≠fica. En t√©rminos geogr√°ficos, tambi√©n hubo cambios. ‚ÄúEn Mayag√ľez, hay un lugar que antes estaba bajo agua, pero, despu√©s del terremoto y el movimiento de la tierra, se cre√≥ un nuevo sector, ahora se llama El Seco‚ÄĚ, explic√≥.


Actualmente, en Puerto Rico hay unas 600,000 personas que viven en √°reas propensas a inundaci√≥n por tsunamis. Solo en Mayag√ľez la cifra de personas en zonas de peligro suma unas 20,000 en comparaci√≥n con las 2,000 que resid√≠an en 1918, sentenci√≥.


Ante esto, Hu√©rfano urgi√≥ a las comunidades a ‚Äúempoderarse‚ÄĚ. M√°s all√° de los cambios en pol√≠tica p√ļblica, el profesor del Recinto Universitario de Mayag√ľez considera que la poblaci√≥n debe recordar el terremoto de hace un siglo para revisitar sus planes de emergencia y estar al tanto de los mapas de desalojo.


Algunos terremotos m√°s fuertes de la historia

‚ÄĘ Hait√≠|12 de enero de 2010 ‚ÄĘ Indonesia | 26 de diciembre del 2004 ‚ÄĘ Jap√≥n|11 de marzo del 2011 ‚ÄĘ Chile|27 de febrero del 2010

Fuente: El Universal/Servicio Geológico de los Estados Unidos/www.metro.pr