ūüáģūüá© Indonesia concluye b√ļsqueda ūüĒé de sobrevivientes ūüöĎ a dos semanas del sismo ūüďČ


Al menos tres personas murieron tras un fuerte sismo de 6.0 grados de magnitud en la costa de las islas de Java y Bali en Indonesia, mientras el gobierno anunci√≥ la suspensi√≥n de la b√ļsqueda de sobrevivientes tras el terremoto de hace dos semanas en la isla de C√©lebes.

El movimiento tel√ļrico de este jueves golpe√≥ al norte del extremo este de Java Oriental a una profundidad de nueve kil√≥metros, seg√ļn el Servicio Geol√≥gico de Estados Unidos.

El portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho, dijo que todas las víctimas fueron encontradas en algunas aldeas de la isla de Madura, al norte de Java Oriental.

La mayor√≠a de los muertos y heridos ten√≠an entre 50 y 70 a√Īos. Decenas de casas fueron da√Īadas o destruidas, se√Īal√≥ Sutopo.

El terremoto fue en una franja de la provincia, incluida Surabaya, la segunda ciudad más grande del país.

El 28 de septiembre, un terremoto de magnitud 7.5 azotó la isla indonesia de Célebes. Decenas de réplicas sacudieron la zona y desencadenaron olas de más de cinco metros de altura, que se cobraron la vida de cerca de dos mil personas.

Sin embargo, se teme que podría haber hasta cinco mil personas enterradas en medio de los escombros después de que grandes extensiones de Palu, capital de la isla Célebes, fueran arrasadas.

La operaci√≥n de b√ļsqueda y rescate para las v√≠ctimas finaliz√≥ este jueves por la tarde", se√Īal√≥ Bambang Suryo, director de campo en Palu.

Los equipos de rescate que luchan por encontrar cad√°veres en medio de los escombros se han visto obstaculizados por el endurecimiento del lodo y una oleada de calor tropical.

El gobierno de Indonesia ha sugerido previamente cerrar partes de la ciudad y declararlas fosas comunes.

El esfuerzo oficial termin√≥ con oraciones masivas en toda la ciudad, aunque se permitir√° a los voluntarios y familiares que contin√ļen sus propias b√ļsquedas.

Aproximadamente 80 mil personas han sido desplazadas por el desastre, y muchas de ellas viven ahora en tiendas de campa√Īas, instaladas fuera de sus casas destruidas.

La Organización de las Naciones Unidas indicó que 200 mil personas están en extrema necesidad de apoyo humanitario en Palu, con escasez de agua potable y medicamentos.

Fuente: Excelsior