ūü§Ē ¬ŅSab√≠as que anualmente se depositan ūüöģ 10 M de toneladas de basura al oc√©ano? ūüĆä


Su organizaci√≥n Una Generaci√≥n m√°s (OMG - One More Generation) pretende lo que su nombre dice: que nuestras especies perduren para que puedan conocerlas los que a√ļn no nacen.

Aunque las futuras generaciones son una buena motivaci√≥n para conservar a los animales, en el caso de los oc√©anos, existe una raz√≥n a√ļn m√°s de peso. Si no cuidamos la vida marina, la terrestre tampoco sobrevivir√° y en esa ecuaci√≥n estamos incluidos.

De los océanos extraemos alimento, pero no todo es sostenible, lo que significa que no estamos garantizando que ese recurso pueda renovarse y sí que pueda acabarse. El tráfico ilegal de especies es una amenaza para los ecosistemas marinos.

Motivados por factores económicos, quienes se dedican a esta práctica minimizan las consecuencias a largo y, desgraciadamente, cada vez más a corto plazo, de extraer y asesinar a estos animales. Detenerlos no es una tarea sencilla, pues implica enfrentar a un crimen organizado internacional con muchos intereses.

Sin embargo, no es la √ļnica opci√≥n. El tr√°fico ilegal de especies tambi√©n tiene que ver con la demanda, con los consumidores finales, con todos nosotros. Alejados o no de los mares, ajenos a cualquier conducta delictiva, podemos tomar acci√≥n en favor de los oc√©anos.

¬ŅCu√°ntas veces nos hemos preguntado si el pescado que consumimos proviene de la pesca sostenible? ¬ŅCu√°ntas nos hemos opuesto a comer alg√ļn platillo por tratarse de una especie en extinci√≥n? ¬ŅQu√© hemos hecho cuando sabemos que ese animal tan incre√≠ble no deber√≠a de estar en cautiverio?

Se trata de involucrarnos con los océanos, lo que pasa dentro y fuera de ellos. Asumir conciencia respecto a lo que consumimos, pues no está mal si proviene del mar, siempre y cuando, la manera en la que se extraiga no impacte a la especie ni al ecosistema.

Negar una compra o rechazar un platillo por desconocer su origen es una peque√Īa acci√≥n que sumada con la de todos, puede disminuir la demanda y con ello frenar el tr√°fico ilegal de especies.

El Gobierno del presidente Enrique Pe√Īa Nieto ha combatido el tr√°fico ilegal de especies no s√≥lo garantizando el cumplimiento de la ley, sino modific√°ndola para que sea m√°s rigurosa.

La salud de los océanos depende de la participación activa de todos nosotros. Nuestros hijos y sus hijos merecen disfrutar de sus bondades.

Fuente: gob.mx