馃攳 Hallaron un planeta m谩s grande que la Tierra 馃寧 formado por rub铆es y zafiros 馃拵


En la Tierra, las piedras preciosas son muy cotizadas, valiosas y dif铆ciles de encontrar, algo que resulta muy diferente en una nueva clase de exoplaneta que fue recientemente descubierto por un grupo de astr贸nomos integrados por especialistas de la Universidad de Zurich, en Suiza, y Cambridge (Reino Unido).

Y es que resulta que esta clase de supertierra se form贸 a altas temperaturas, por lo que su composici贸n est谩 hecha a base de grandes cantidades de calcio, aluminio, adem谩s de sus 贸xidos, el zafiro y el rub铆.

Un estudio publicado en el portal Science Daily se帽al贸 que los especialistas europeos llegaron a la conclusi贸n de que este cuerpo celeste, denominado HD219134 b, se encuentra a aproximadamente 21 a帽os luz de la Tierra, y se ubica fuera de nuestro sistema solar, en la constelaci贸n de Casiopea. La astrof铆sica Caroline Dorn, de la Universidad de Zurich, explic贸 que: 鈥淭al vez brilla de rojo a azul como los rub铆es y zafiros porque estas gemas son 贸xidos de aluminio que son comunes en el exoplaneta鈥.

Adem谩s, esta investigaci贸n se帽al贸 que HD219134 b posee una masa que es casi cinco veces mayor a la de la Tierra y podr铆a ser una de las tres supertierras que probablemente pertenezcan a una nueva clase de exoplanetas. Mientras que hay otros candidatos como el 55 Cancri e, mejor conocido como Janssen, y el WASP-47, ubicado en la constelaci贸n de Acuario.

Respecto a c贸mo se formaron estos planetas, los cient铆ficos refieren que su constituci贸n se debe a que se crearon a partir de altas condensaciones de temperatura, debido a su cercan铆a con sus estrellas.鈥淣ormalmente, estos bloques de construcci贸n se forman en regiones donde se han condensado elementos formadores de rocas como el hierro, el magnesio y el silicio", indic贸 la encargada del estudio.

La astrof铆sica indic贸 que la principal raz贸n por la que los exoplanetas no pueden tener un campo magn茅tico se debe a que muchos de ellos todav铆a se encuentran en fase gaseosa. Adem谩s, destac贸 que si realmente existen los cuerpos celestes descubiertos por su equipo, podr铆an pertenecer a una nueva clase ex贸tica de supertierras.

Fuente: El nacional